Ulceras por estrés: cómo solucionarlas

El estrés es una enfermedad sumamente popular en esta época en la que vivimos absolutamente convulsionados y llevando vidas tan agitadas. Es probable que hayas leído muchísimo acerca de las causas del estrés pero ¿sabes realmente qué consecuencias puede traer a tu organismo una exposición prolongada a altos niveles de nerviosismo? Aquí te contaremos acerca de uno de los problemas de salud más relacionados con el estrés, las úlceras.

Síntomas de las úlceras por estrés

En primera instancia una úlcera por estrés es una lesión gástrica superficial; pero posteriormente y a causa de un deficiente tratamiento (o ausencia de él) puede derivar en problemas graves en nuestro sistema digestivo.

Lo que comienza presentándose como una gastritis puede derivar en una peritonitis o un problema similar. El estrés es una de las causas más comunes de este tipo de problemas en el tracto digestivo.

En primer lugar vamos a definir qué es exactamente una úlcera. Se trata de una lesión que tiene lugar en las paredes de las membranas mucosas que rodean los órganos del cuerpo. Pueden desarrollarse en el estómago o en el intestino delgado y reciben el nombre de úlceras pépticas o úlceras gástricas.

Entre las causas más comunes de este tipo de trastornos cabe mencionar el deficiente estilo de vida que llevan muchas personas. El estrés, que también suele estar vinculado con malas decisiones en torno a nuestra rutina y estilo de vida, puede ser un importante factor que derive en una úlcera gástrica. A veces al estrés o a la mala alimentación se le suma la presencia de una bacteria llamada Helicobacter pylori (H. pylori) que ataca los jugos gástricos del estómago afectando su normal funcionamiento.

Las úlceras son sumamente peligrosas porque muchas veces son asintomáticos, lo que significa que el enfermo no tiene ningún indicio de estar padeciéndola y recién cuando ha alcanzado una cierta gravedad se manifiestan. Otras úlceras, no obstante, vienen acompañadas de dolores y cambios en el organismo. Algunos de estos síntomas son:

    • Dolor de abdomen: este síntoma se caracteriza por una pulsión entre el esternón y el ombligo; un dolor que puede comenzar como una simple sensación y transformarse lentamente en un dolor constante que se intensifica en los horarios de las comidas.
    • Sensación de plenitud: algunas personas manifiestan que sienten como si siempre estuvieran satisfechas y como si tuvieran una incapacidad para beber mucho líquido.
    • Gases y eructos: muchas personas se sienten constantemente aquejadas por estas desagradables eliminaciones de gas.
    • Náuseas

: las personas que padecen úlcera y tienen este síntoma lo perciben durante las primeras horas de la mañana lo cual los lleva a desayunar malamente.

  • Cansancio y malestar: este síntoma es uno de los más comunes; las sensaciones de malestar suelen venir acompañadas de desgano y en muchos casos de alguna dolencia emocional.

Tratamientos de las úlceras por estrés

Si consideras que puedes estar sufriendo de una úlcera a causa del extremo estrés al que te expones, te recomendamos que concretes una cita con tu médico para que te realice los estudios pertinentes y pueda ofrecerte un diagnóstico claro.

Debes saber que cuando una úlcera no es tratada correctamente suele dar lugar a otros problemas; el sangrado a la hora de defecar es un ejemplo claro de que el problema puede estar complicándose. También puede derivar en vómitos con sangre o en heces de aspecto oscuro y pastoso.

Antes de acudir a tu especialista, puedes probar algunos cambios en tu rutina para comprobar si puedes resolver este malestar sin necesidad de tomar medicamentos. Lo fundamental es que mejores tu alimentación y tu ritmo de vida.

Un cambio en la dieta, sin lugar a dudas, es una gran decisión para comenzar a desandar el camino hacia la cura. Es necesario buscar alimentos que ayuden a amortiguar la presencia de ácidos en el estómago. En algunos casos también es necesario acompañar el cambio en la dieta con una dosis de antiácidos de forma diaria que colaboren con el equilibrio de nuestro cuerpo.

La dieta ideal para una persona con úlcera es baja en grasas y condimentos y con un gran consumo de verduras y frutas frescas. Además debes saber que es tan importante qué comemos como cómo comemos. Es fundamental que aprendas a comer lentamente y a masticar correctamente todos tus alimentos, será de gran ayuda para que tu estómago no tenga un excesivo trabajo a la hora de realizar el proceso de digestión.

Si bien cuando una persona padece de este tipo de problemas se le suele recomendar el consumo de leche, este es un grave error. La leche puede proporcionar un alivio temporal al crear una película en las paredes del estómago; pero, al mismo tiempo, provoca una mayor producción de ácido en el estómago que intensificará los síntomas y consecuencias de la úlcera.

Intenta discernir qué alimentos puedes tolerar con mayor facilidad y procura escoger sólo aquellos que hacen feliz a tu estómago. Evita las comidas rápidas e intenta eliminar de tu dieta las especias picantes como el curry o el pimiento chili. También prueba de dividir tus comidas en muchas raciones pequeñas a lo largo del día en lugar de comer en abundancia una o dos veces. De este modo, podrás mantener siempre trabajando a tu estómago y esto evitará que padezcas de úlceras de estómago. Pudes incorporar también las infusiones que suelen ser ideales para mejorar el trabajo de nuestro estómago y son sumamente recomendables para las personas que padecen úlceras.

Un cambio en el estilo de vida, es la segunda decisión inteligente para tratar las úlceras por estrés. Tener más tiempo libre, momentos para hacer meditación o algún tipo de ejercicio que nos ayude a conectarnos con nosotros mismos pueden ser ideales para contrarrestar los efectos de la úlcera.

El yoga y la meditación sumamente recomendables para las personas que padecen estrés. A través de estas prácticas aprendemos a apreciar las cosas realmente importantes de la vida y a disfrutar más del tiempo.

También debes saber que algunos de los factores que pueden colaborar notablemente con la aparición de este tipo de úlceras son el consumo de cigarrillo y el alcohol, esto se debe a que estas sustancias pueden causar desequilibrios en los líquidos de nuestra digestión causando una acumulación de ácidos superior a la que debería existir.

Si después de haber hecho estos cambios en tu alimentación y en tu rutina continúas siendo aquejado por los mismos síntomas es probable que necesites incorporar algún antiácido en tus comidas para que te ayude a equilibrar los niveles de acidez en tu estómago y a mejorar tu digestión.

No obstante, debes saber que estos medicamentos pueden ser maravillosos para mejorar de forma rápida pero no tratan el problema de base, cosa que sí podrá hacer un tratamiento clínico. Los medicamentos recomendados para tratar este tipo de úlceras se conoces como bloqueadores de ácido. A veces un tiempo tomándolos puede resolver el problema, si este es debido a un desequilibrio en los fluidos gástricos del estómago y el duodeno, pero si la úlcera es debido a otros problemas, no te servirán más que para calmar los síntomas. Por todo esto, lo ideal es que antes de automedicarte consultes con un especialista que sabrá dar con el tratamiento ideal para tu caso.

 

Fuente: www.tusaludmental.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *