Trastornos Somatomorfos

“Los pacientes consultan a los médicos por sus síntomas. Los médicos diagnostican enfermedades para explicar los síntomas.
Los síntomas constituyen la experiencia subjetiva de los pacientes de cambios en sus cuerpos, mientras las enfermedades son anormalidades objetivamente observables en el cuerpo.

Los problemas surgen cuando el médico no puede encontrar una enfermedad patológicamente definida para explicar los síntomas somáticos.
Estos síntomas son referidos como pobremente comprendidos, o inexplicados o funcionales o de somatización”

“Treatment of Functional Somatic Symptoms”
Mayou RA, Bass C, Sharpe M.
Oxford Univ Pr; 1995.

 

QUE SON LOS TRASTORNOS SOMATOMORFOS?

Son cuadros que se caracterizan por la presencia de síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica (de ahí el término somatomorfo) que no pueden explicarse completamente por la presencia de una enfermedad, por los efectos directos de una sustancia o por otro trastorno mental (Ej., trastorno de angustia).

• Presencia de síntomas físicos
• Sugieren una enfermedad médica

No pueden explicarse por la presencia de una enfermedad, ni por los efectos de alguna sustancia o por otro trastorno mental.
Entre LOS CUADROS SOMATOMORFOS ( Trastorno de somatizacion, de conversión, por dolor, hipocondria, dismorfico corporal, entre otros) podemos encontrar muchos puntos de contacto con los Trastornos Gastrointestinales Funcionales (TGIF), siendo muchas veces difícil en la clínica separar ambos diagnósticos .

Las primeras explicaciones para las enfermedades cuya causa no era clara se centraron en la hipótesis de la alteración de algún órgano, en particular del útero. De ahí el nombre de “Histeria”.
Por Histeria se entiende un trastorno psíquico encuadrado en el grupo de las neurosis, caracterizado por respuestas emocionales agudas en situaciones de ansiedad. Los síntomas son muy variables y habitualmente pasajeros; los más clásicos son síntomas somáticos como las perturbaciones de la motricidad (contracturas musculares, dificultades en la marcha, parálisis de miembros, parálisis faciales…); los trastornos de la sensibilidad (dolores locales, jaquecas, anestesias en una región limitada del cuerpo…); y los trastornos sensoriales (ceguera, sordera, afonía…).

La palabra histeria deriva del griego “hyaterá”, que significa matriz, ya que los antiguos asociaron esta enfermedad con el útero de la mujer y, por tanto, con el sexo femenino, descuidándose la observación de fenómenos histéricos en el hombre, que también existen.

Asi, la acepción daba a entender que “Estas pacientes son verdaderas actrices que no conocen mayor placer que el de engañar” (“Etudes cliniques sur les maladies mentales et nerveuses”. Falret J. Paris: Bailliere; 1890).

La mayoría de los pacientes no estaban convencidos de esta “psicologización” de sus enfermedades somáticas ni de la necesidad de ver a un psiquiatra o psicólogo, en lugar del clínico.

Fuente:
Lic. Cristina Sfoggia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *