El EMDR es una alternativa de psicoterapia efectiva y de resultados perdurables en pacientes con “Trauma Psicológico” (Trastorno por Estrés Postraumático, TEPT) y los trastornos asociados al espectro del trauma, producto de guerras, asaltos, desastres naturales e incidentes traumáticos en la infancia.

En la actualidad hay estudios en trastornos de Ansiedad y Depresión que validan su eficacia y los clínicos lo recomiendan para un gran número de cuadros y trastornos, desde fobias, ataques de pánico y otros trastornos, como así también para el desarrollo y mejoramiento del rendimiento en deportistas y artistas.

La meta es que el paciente procese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una “resolución adaptativa”. En las palabras de Francine Shapiro, esto significa:

una reducción de los síntomas;
un cambio en las creencias (de una creencia negativa sobre sí mismo, por ej.: “soy inútil” o “no sirvo para nada” a una más positiva: por ej.: “soy valiosa/o”);
la posibilidad de funcionar mejor en la vida cotidiana.

EMDR es uno de los modelos de tratamiento con mayor número de validaciones científicas, hecho que le ha valido el reconocimiento de la ISTSS (International Stress Traumatic Study Society, 2002) y de la APA (American Psychology Association, 2004) para el uso en el trauma. Sin embargo, los más de 60.000 clínicos entrenados en EMDR lo recomiendan en el uso de Trastornos de Ansiedad, Depresión, Adicciones, etc.

RELACIÓN ENTRE EL EMDR Y EL SII (SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE)

Se observa que entre la gran población que consulta por padecer de SII, un gran porcentaje ha sido víctima en su infancia de abuso sexual, emocional o físico que posiblemente haya quedado grabado en el paciente a modo traumático.

La metodología EMDR es precisamente un tratamiento de primera elección y altamente efectivo y recomendable para el estrés agudo y en especial el estrés postraumático (TEPT).

Según estudios realizados con TEPT -sean niños, adolescentes o adultos- se observan los mejores resultados al ser tratados con EMDR. Estos estudios han indicado la eliminación del diagnóstico de TEPT en un rango del 77 al 99% de los pacientes después de 4 a 8 semanas de tratamiento.

Asimismo, entre los pacientes funcionales digestivos, observamos un gran número de personas que se encuentran aún tratando de elaborar:

  • duelos históricos (fallecimientos de seres significativos u otras pérdidas afectivas)
  • dolores crónicos
  • dolores en otras partes del cuerpo, conjuntamente con los digestivos
  • Disfunciones sexuales
  • Fobias y trastornos de pánico
  • Depresiones

Mediante la aplicación de este modelo integrativo, se pretende ayudar a que los pacientes, al reelaborar sus traumas vitales, puedan verse sumamente beneficiados en el alivio de la sintomatología funcional digestiva (diarreas, dolores espasmódicos, desregulación del eje cerebro-intestino).

De este modo podrán encontrarse, en un breve período de tiempo, reanudando funciones y actividades que han tenido largamente postergadas en función de sus síntomas y limitaciones. EMDR