Dado que el síndrome intestino irritable (SII) es un trastorno difícil de tratar, se han utilizado una amplia variedad de medicamentos e intervenciones para controlar los síntomas, y aun así­ los pacientes no están satisfechos con el tratamiento que reciben.

Un estudio reciente mostró que el 49% de los pacientes que visitaron al médico por quejas intestinales reportaron que sus síntomas habían mejorado muy poco después de seis meses de tratamiento y esta mejoría fue mucho menor en los casos severos.

La opción más estudiada recientemente ha sido el tratamiento psicológico, cuyo interés se debe al incremento en el reconocimiento de factores que contribuyen sustancialmente a la severidad, expresión clínica, incapacidad y alteraciones en la calidad de vida como ansiedad, depresión y estilos cognitivos maladaptativos al afrontamiento de los síntomas (1).

Estas técnicas de modulación mente cuerpo han demostrado un impacto beneficioso a través de las intervenciones psicológicas.

Además, en los últimos veinticinco años, se ha investigado la operatividad de la hipnosis, como recurso terapéutico en el alivio y manejo de estos síntomas, así­ como en los de la dispepsia funcional.

La hipnosis ha emergido como un método terapéutico realmente consistente para disminuir los síntomas físicos.

Algunos de sus beneficios son:

Cambiar la mala relación que tiene el paciente con el síntoma,

aceptar el reto de sentirse mejor como paciente,

facilitar la apertura a experiencias positivas y nuevas oportunidades,

Reducir fisiológicamente el estrés que precipitan los distintos detonadores diarios o vitales

Reducir el dolor al alterar el foco de atención,

Reducir la obsesión sobre los síntomas

Neutralizar la catastrofización donde se pronostica negativamente lo peor para las experiencias futuras. Disminuyendo así­ la amplificación de los síntomas (2)

(1) Olafur Palsson, Hector Enriquez Blanco

(2) Albert, Yans

El tratamiento que propongo es breve.

Tiene una duración de unas 15 sesiones.

Para mayor información:

info@psicogastro.com.ar o bien comunicarse a los teléfonos +54 (11) 4547-0426 | (11) 15-3643-7426

 

Hipnosis Gastrointestinal

¿QUÉ ES?

El EMDR (acróstico de las siglas en inglés: EYE MOVEMENT DESENSIBILIZATION AND REPROCESSING – DESENSIBILIZACION Y REPROCESAMIENTO POR EL MOVIMIENTO OCULAR) es un modelo psicoterapéutico que ha logrado integrar los mejores descubrimientos de las diversas corrientes o escuelas psicológicas (psicoanálisis – terapia cognitiva-conductual, terapia sistémica, y otras). Y lo hace integrando los nuevos estudios sobre el cerebro provenientes de las neurociencias.

Gracias al descubrimiento de la Dra. Shapiro durante los ’90, la combinación de la psicoterapia breve y las imágenes funcionales del cerebro es hoy posible.

¿CÓMO FUNCIONA?

Los recuerdos de un suceso traumático quedan bloqueados en el sistema nervioso con la imagen original, los sonidos, los pensamientos y las emociones vivenciadas.

Los movimientos oculares empleados en EMDR parecen desbloquearlos permitiéndole al cerebro procesar la información que ha estresado al sistema. Estos movimientos re sincronizan ambos hemisferios cerebrales ayudando así­ a procesar el material no consciente que queda circulando en todo cuerpo-mente.

Diversos estudios científicos, parecen mostrar que mediante dicha terapéutica se pueden alcanzar los más profundos y completos efectos de tratamiento en los más cortos períodos de tiempo, aún en los casos más complejos de trauma y estrés.